diumenge, 6 de març de 2011

La solitud quotidiana/La soledad cotidiana (II)

Photography Graphics, Tumblr Photography



Hi ha vegades que quan es pensen les coses tenen un significat clar però quan es plasmen per escrit no és allò que havíem imaginat. Això em passa amb la imatge de solitud que explicaré a continuació.

Visc prop del Parc Fluvial del Túria, per accedir a este hi ha un camí que passa per davant de unes quadres on hi ha dos cavalls, un d´ells està junt a la vora del camí, l´altre està una mica més allunyat. Cada dia, fonamentalment els caps de setmana passen per eixe camí ciclistes i gent corrents i passetjant. Enfront de les quadres hi ha un camp de taronges, la gent para, les pela i les llança al cavall de la primera quadra qui ja acostumat, trau el cap esperant el dolç menjar.

Uns metres darrere, l´altre cavall està massa lluny per a què ningú puga donar-li la taronja, potser també està acostumat però cada dia mentre el seu company gaudeix ell es queda recte, plantat, mostrant una indignació resignada.Alguns han intentat llençar-li la taronja però està massa lluny per què arribe.

La veritat és que produeix una certa tristor cada vegada que veig l´escena i de seguida em venen al cap totes les ocasions en què toquem amb els dits el que volem, el tenim a prop, però mai ho aconseguim, sembla que és pitjor fins i tot esta situació que quan ho veiem tant lluny que estem segurs que mai ho assolirem.

Hay veces que cuando se piensan las cosas tienen un significado claro pero cuando se plasman por escrito no es lo que habíamos imaginado. Esto me pasa con la imagen de soledad que explicaré a continuación.

Vivo cerca del Parque Fluvial del Turia, para acceder a este hay un camino que pasa por delante de unas cuadras donde hay dos caballos, uno de ellos está junto al borde del camino, el otro está un poco más alejado. Cada día, fundamentalmente los fines de semana pasan por ese camino ciclistas y gente corriendo y paseando. Frente a las cuadras hay un campo de naranjas, la gente para, las pela y las lanza al caballo de la primera cuadra que ya acostumbrado, saca la cabeza esperando el dulce comida.

Unos metros detrás, el otro caballo está demasiado lejos para que nadie pueda darle la naranja, quizás también está acostumbrado pero cada día mientras su compañero disfruta él se queda recto, plantado, mostrando una indignación resignada.Algunos han intentado tirarle la naranja pero está demasiado lejos para que llegue.

La verdad es que produce una cierta tristeza cada vez que veo la escena y enseguida me vienen a la cabeza todas las ocasiones en que tocamos con los dedos lo que queremos, lo tenemos cerca, pero nunca lo conseguimos, parece que es peor esta situación que cuando lo vemos tan lejos que estamos seguros de que nunca lo lograremos.

10 comentaris:

  1. Your blog is great你的部落格真好!!
    If you like, come back and visit mine: http://b2322858.blogspot.com/

    Thank you!!Wang Han Pin(王翰彬)
    From Taichung,Taiwan(台灣)
    January 21, 2011 3:44 PM

    ResponElimina
  2. Has sabut escollir un exemple fantàstic, però sobretot ha estat la manera en que ho has explicat el que ha fet que pogués entendre el que volies transmetre.

    ResponElimina
  3. Mira que m'he imagina't perfectament l'escena i el pobre cavall del darrere al qui no arriben les taronges m'ha fet molta pena pobrissó!

    ResponElimina
  4. Una reflexió interessant i com ja t'han dit a partir d'un exemple quotidià que fan el text molt original. M'ha agradat aquest apunt!

    ResponElimina
  5. ¿Y el otro caballo por qué no se acerca? ¿Hay alguna cerca u otro elemento que se lo impida?

    No hay nada qué hacer: "Somos nuestros propios demonios. Nos expulsamos de nuestro paraíso."

    Un abrazo adormecido.

    ResponElimina
  6. Eso es Emilia, el otro caballo está en una cerca más alejada del camino.

    ResponElimina
  7. A mi em produeix tristesa veure tantes parelles joves ben enamorades en les primeres fases de la relació gaudint del sol o de la pluja per Benimaclet. No importa si fa fred o calor, sempre tenen somriures per a donar i vendre.

    Pobre cavall.
    O pobra jo, valga la metàfora de la taronja i l'animaló.

    Salut,
    Effy.

    ResponElimina
  8. He sentido esa sensación tantas veces Estonetes, la tienes la acaricias... desaparece uffffffffff que desesperanzador. Y mira que me levanto veces, pero será que no me toca a mi poder saborear esa dulce naranja. Un beso

    ResponElimina
  9. enseguida me vienen a la cabeza todas las ocasiones en que tocamos con los dedos lo que queremos, lo tenemos cerca, pero nunca lo conseguimos, parece que es peor esta situación que cuando lo vemos tan lejos que estamos seguros de que nunca lo lograremos.

    Si supieras, a cuantas personas y cuantas veces ocurre esta situación, es terrible quedarte rozando con la yema de los dedos y ver como se va alejando todos los días un poquito más...
    Creo, que la vida es así, sin mas. Unas veces te da y otras no.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  10. M'encanta la teua reflexió, de debò!!!

    ResponElimina

Passava per ací...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...